domingo, 15 de julio de 2012

El Pasaje Pan

El Pasaje Pan

Buscando información sobre el pasaje Pan encontré una página sobre la historia de las calles de Rosario de Guadalupe Palacio de Gómez. Me pareció muy completa la investigación que ella realizó y quiero transcribir lo que cuenta sobre este antiguo pasaje situado en el microcentro rosarino.


"Así, como a duras penas las calles de Rosario han sido estímulo para escritores de cuentos y novelas, de todas las galerías y pasajes comerciales sólo uno, acaso el que posee un atractivo poético que invita a imaginar historias y tramas, ha entrado en la literatura. Juan Carlos Marini fue quien eligió el Pasaje Pan para que fuera cobijo de una historia policial. Y allí, bajo las luces de sus farolas blancas y en los altos - donde alguna vez funcionaron librerías de viejo -, detectives y asesinos tan parecidos a los salidos de la pluma de Hammlet se buscaron entre oficinas, escaleras y sótanos" Rubén Chababo. Revista Vasto Mundo . Junio 1999.

Juan Aguzzi en revista Multicanal de agosto de 1998 expresa en "Un pasaje entre dos mundos": "A punto de cumplir cien años, el pasaje Pan es un espacio único en el centro rosarino, no sólo por sus trazas arquitectónicas sino por su intrínseca capacidad de producir, en quien lo camina, la sensación de haberse haberse ausentado de la ciudad".

La mayoría de los rosarinos que transita por la peatonal, ignora adonde termina el pasaje que se abre en la calle Córdoba 854, de cara al sur, entre Maipú y San Martín, en dirección a Santa Fe.

El corazón del pasaje Pan, que así se denomina, hace un zigzag donde parecen unirse dos galerías caprichosamente y donde son perceptibles las variaciones del tipo de mosaicos del piso, el ancho y los frentes de las oficinas y locales. Arrancan escaleras de mármol, incólumes al paso del tiempo que conducen a oficinas comerciales que le han dado características muy propias.





Establece Aguzzi, con la colaboración del arquitecto Marcelo Chelo Medina:" Según se desprende de un permiso y plano de edificación de 1914, la fachada de calle Santa Fe tiene el aspecto de lo que se denomina "palacio", con una lujosa entrada, molduras heredadas del modernismo y con ventanas desiguales, algunas con balcón".

"La de Córdoba tiene un estilo más difuso- siguiendo el plano en el que aparecen locales comerciales en la planta baja y oficinas del mismo tenor en la alta, semejando un estilo que podría verse como un art déco, tal vez sea una construcción del año 30, a juzgar por sus formas geometrizadas y su estilizado naturalismo".


En la planta alta ingresando por Córdoba, el paseante encuentra un techo de vidrio corredizo, ya no como techo de las dos plantas, sino sólo de la baja , por donde se filtra una luz que resalta su otrora aspecto de inquilinato.



El Pasaje perteneció al Sr. Andrés Pan, que era de origen gallego, español, pero en el banco inglés al que acudí­a le decí­an Mr.Pan, de allí­ la confusión de pensar que era inglés. El Sr. Pan era propietario de "Pan, Bustello y Cí­a". entre otros negocios y propiedades importantes en Rosario. Era soltero, y los últimos años vivió en la planta alta del Pasaje que antes habí­a cedido al Banco London and River Plate Bank a cambio de una renta de por vida, pero falleció a los pocos meses. Esto ocurrió en la década del treinta.

La propiedad del Pasaje pasó luego a la Compañí­a "La Esmeralda". En el año 1957 se dividió en propiedad horizontal y se vendieron los locales.

El pasaje Pan es un espacio irrepetible dentro de la geografía de la ciudad de Rosario.


Mantine su esencia arquitectónica y hoy en sus locales convive la cultura en sus expresiones de arte, diseño, música y arquitectura.




Detalles de antiguos pisos y vidrios ingleses de color en aberturas



En el tramo final hasta la salida por calle Santa Fe, al pasar por ese pasillo oscuro y abandonado siempre sentí la necesidad de apurar el paso, tal vez para escapar de mis propios fantasmas.

Y muchas más fotos de este lugar agrupadas en Pinterest

1 comentario :

Laura Rivera dijo...

Muy interesante la información y muy bien acompañadas por tus buenísimas fotografías. El Pasaje Pam es un fantástico espacio para visitar en la ciudad.

Hace algunos años, salió una colección: "Rosario Ilustrada" y en uno de los fascículos, figura un fragmento de la novela de Juan Martini.

Un abrazo