martes, 4 de noviembre de 2014

Recorriendo la Toscana: Pienza, la "ciudad ideal".

En nuestro segundo día en la Toscana llegamos a Pienza. Dejamos el coche en un parking y nos dirijimos al centro histórico.
Pienza es una pequeña obra de arte situada en el corazón de una de las zonas de la Toscana más bella y elegante.
Surge del proyecto arquitectónico de un Papa Senés, el Papa Pio II que en el siglo XV decide de hacer de esta aldea un ejemplo de ciudad renacentista.
Quiso dar vida a su "ciudad ideal", un lugar en el que el hombre pudiera vivir en armonía consigo mismo y con la naturaleza. su idea fue la de incluir un centro renacentista dentro del viejo burgo medieval creando así el primer plano regulador de la historia.
El Papa encargó el proyecto a Rossellino, famoso arquitecto del período que gastando lo inimaginable creó una joya arquitectónica bellísima en medio de la nada.
Se cuenta que cuando el Papa recibió la cuenta de a lo que ascendía todo el proyecto se puso furioso, si bien toda la rabia se le pasó en cuanto llegó a Pienza y vio las maravillas que se habían levantado.


En 1996 obtuvo el reconocimiento de la Unescso como ciudad Patrimonio de la Humanidad, sigue siendo un ejemplo llegado hasta nuestros días de los cánones urbanísticos del Renacimiento en cuanto a la organización racional del espacio y a la perspectiva de las plazas y los palacios del siglo XVI.


A nuestro paso vemos prolijos patios con antiguas paredes de ladrillo perfectamente conservadas que se abren amables al caminante.


Todo en Pienza es encantador. Las fachadas en cálidos y suaves tonos amarillos y cremas. Ventanas con postigos de madera, balcones  o jardineras con flores. Barcitos con manteles a cuadros  para un almuerzo tranquilo....
Definitivamente sería feliz viviendo en un lugar como este.


La impresión que se tiene, caminando por las calles estrechas de Pienza, es la de un conjunto extremadamente perfecto y proporcionado, como si estuvieramos en una ciudad renacentista representada en una pintura maravillosa.


El Palazzo Piccolomini fue el palacio de verano del Papa y residencia de esta familia durante más de dos siglos.
Es llamado también Palacio Episcopal, se atribuye a Bernardo Rossellino, y se inspira en el Palacio Rucellai, obra del maestro León Battista Alberti.
De planta cuadrada, hecho en piedra decorada con almohadillado se levanta en tres pisos. Las ventanas del palacio con pilastras y columnas aparecen divididas  por los escudos de la familia en piedra con las enseñas apostólicas de oro y plata.
Dentro del palacio aparece un pequeño patio rectangular con loggia y un jardín, realizado según los dictámenes renacentistas.


 La Piazza Pío II, de forma trapezoide irregular, constituye el centro urbanístico y la referencia principal de la ciudad. La disposición de los adoquines en ángulo, acentúan la originalidad de la forma.
Las perspectivas geométricas, los impresionantes volúmenes de la Catedral y del Palacio Piccolomini y la cuidadosa distribución de los espacios en el centro del viejo burgo medieval son un notable testimonio del genio arquitectónico de la época.



 El Palacio Borgia se encuentra frente al Palacio Piccolomini, es llamado así porque fue donado por el papa al cardenal Rodrigo Borgia, su estrecho colaborador en la época, que más adelante será a su vez papa con el nombre de Alessandro VI y que fijó aquí su residencia.


 Al estar fuera de las principales vias de comunicación Pienza perdió importancia y fue despoblándose poco a poco coincidiendo con el proceso de la industrializacion italiana y dejando espacio a los pastores Sardos que en los años 60 compraron muchas de sus tierras y empezaron a producir el famoso queso Pecorino.


 Una constante de los pueblos de origen etrusco de esta zona, las murallas que los rodean y desde allí disfrutar el esplendor del paisaje con esas fantásticas vistas de la campiña toscana.


La concatedral de Santa María Assunta o Duomo de Pienza, es un curioso y delicado ejemplo de equilibrio de formas góticas y renacentistas y, en su interior, el tema mariano, predilecto del pontífice, se desarrolla gracias a los más importantes nombres de la Escuela de Siena.
El conjunto, que surge en el lugar de la antigua iglesia de Santa María fue pensado para ser incluido escenográficamente en la plaza principal de la ciudad.


 Nos detenemos a admirar  el paisaje del Valle D'Orcia, declarado patrimonio de la Humanidad en el 2004.

La vera bellezza toscana
Pienza es una delicia para visitar, uno de los lugares más hermosos de la Toscana. Además de la arquitectura típica de los pueblos de la zona, las flores y plantas hacen del paseo algo inolvidable.

2 comentarios :

travellingnat14 dijo...

Cuanta belleza y simplicidad junta que tienen estas fotos, Marta. Hermoso post y hermoso recorrido!!!

M a r t @ dijo...

Gracias por tu comentario.